La sociedad post-industrial

La sociedad presente ha recibido el nombre de sociedad post-industrial por haber aparecido después de la industrial, que se había gestado en los siglos XVI y XVII. Debe entenderse que tal nombre designa solamente la sociedad occidental, es decir, el grupo de sociedades que se han desarrollado en el occidente del continente europeo y aquellas otras que, como los actuales Estados Unidos de América, proceden de él.

Las ideas de este artículo son solamente unas pinceladas sobre el cuadro del presente. Solamente aspiran a describir con precisión y brevedad el mundo que vivimos, para lo cual se tienen en cuenta dos hechos: la ruptura radical con el pasado,  y el cambio de escala[1].

Ruptura radical con el pasado o ritmo de los cambios

Algo que todos saben y todos experimentan, a lo que dan poca importancia es que un niño no puede vivir en el mundo de sus padres y abuelos, pero es el signo externo de una profunda revolución en las formas de vida que han regido hasta el día de hoy, pues durante muchos miles de años los hijos han heredado de sus padres su posición social, han tenido los mismos conocimientos y técnicas que ellos, han estado ligados durante toda su vida al territorio que les vio nacer, etc. Así ha sido siempre en la historia humana. Pero hoy todo ha cambiado y sigue cambiando.

No obstante, este régimen de cambios empezó hace poco tiempo. No es ahora el momento de buscar la causa de los mismos, sino de exponer rápidamente los sectores en que con más facilidad se detecta la velocidad del movimiento. Así se comprenderá también, al menos en parte, por qué se ha producido éste.

Obsérvese en primer lugar la generación de energía. En los Estados Unidos de América, por ejemplo, la producción de carbón no solo se duplicó cada diez años entre 1840 y 1900, sino que en la etapa final se logró además que cada tonelada produjera tres o cuatro veces más energía que en la inicial. Téngase en cuenta que en el breve lapso de una vida la producción de carbón pasó de cero a trescientos millones de toneladas o más.

El segundo sector que ha experimentado un cambio crecientemente acelerado es el de la producción de “materia gris”, o conjunto de científicos, ingenieros, técnicos, etc., dedicados a la investigación, búsqueda y producción de energía. Hacia 1838 había solamente unos centenares dedicados a esas tareas, pero en 1905 había muchos miles que estaban mejor preparados y disponían de instrumentos técnicos muy superiores. Esto permitió extraer de la naturaleza fuerzas que hasta entonces habían permanecido ocultas: el vapor, la electricidad, el teléfono, etc. Como resultado de lo mismo, los conocimientos aumentaron de tal manera que ahora es imposible que un solo hombre abarque una única ciencia, sea la que sea.

Estos cambios describen una figura en forma de J sobre los gráficos, curva que los matemáticos llaman exponencial. Las curvas exponenciales son un lugar común desde hace unos doscientos años. Véanse varios ejemplos más para añadir a los mencionados:

  1. El tiempo para dar la vuelta al globo disminuyó exponencialmente cada cuarto de siglo según un factor 2 entre 1889 (viaje de Nelly Bey alrededor del mundo) y 1928 (primera circunnavegación del planeta en avión), y según un factor 10 desde entonces.
  2. La producción de trabajo científico se ha duplicado cada quince años desde los tiempos de Newton.
  3. En 1920 se creía aún que el Universo consta solamente de la Vía Láctea, una galaxia que no tenía, según se creía entonces, más que varios millones de estrellas. Menos de cincuenta años más tarde se ha sabido que consta de más de cien mil millones, cada una de las cuales consta a su vez de más de cien mil millones de estrellas. Se sabe además que un quásar puede tener dos billones de luminosidad más que el sol, etc.
  4. Estimación del crecimientoDespués de varios millones de años, la especie humana alcanzó mil millones de individuos por primera vez a mediados del siglo XIX. Setenta y cinco años después llegó a dos mil y a tres mil treinta y cinco años más tarde. Veinte años después llegó a cuatro mil. Hoy somos más de seis mil. Las Naciones Unidas estiman que serán unos 8.500 millones el año 2025. Un simple aspecto de la superpoblación humana es que en los Estados Unidos de América, que actualmente cuenta con más de trescientos millones de personas, más de la mitad de los cuales vive en ciudades de más de 50.000 habitantes, vivían a principios del siglo XIX unos cuatro millones, de los que unos 750.000 eran esclavos, es decir, individuos sin derechos civiles y políticos, la media de edad del conjunto de la población no pasaba de 16 años, un exigua minoría (unos 200.000) habitaban en ciudades de más de 2500 habitantes y el resto en poblaciones rurales de las que no salían nunca. Es para preguntarse cómo pueden tener la misma constitución política que tenían bastante antes del XIX.

Baste lo dicho para comprender cómo en la corta vida de un hombre las sociedades post-industriales de los últimos tiempos se han transformado y siguen transformándose de manera tan radical que nadie puede ya vivir según los parámetros de cuarenta o cincuenta años antes.

Ahora se verá el segundo hecho de nuestra lista, el cambio de escala.

Cambio de escala

Los cambios habidos en estas sociedades no son simples aumentos de tamaño, sino algo mucho más profundo. Son cambios estructurales, transformaciones de las propias instituciones. Esto es lo que se quiere significar bajo la expresión “cambio de escala”.

En las sociedades antiguas pudieron observarse a veces cambios de escala como los que suceden en las nuestras. En el Antiguo Egipto, por ejemplo, las funciones sacerdotales y políticas se unían en el faraón, pero tuvieron que separarse conforme la sociedad crecía. A poco que se piense, cualquiera puede reconstruir un proceso semejante sufrido por la familia. Esta combinaba en otro tiempo las funciones domésticas, económicas, de recreo, de status social, de recreo, etc., y ahora cumple sólo las domésticas (alimentación, vestido, habitación y poco más). En tales circunstancias no parece posible el negocio familiar, la granja, la casa agrícola, etc.

Pero son las instituciones económicas las que han sufrido los cambios estructurales más acusados. Cuando en siglos pasados entraban en contacto las comunidades políticas y las empresas económicas aparecía siempre una competencia que se asemejaba a la lucha por la existencia de la selección natural darwiniana. Los contactos conducían casi siempre a la guerra. La competencia parece haber encontrado hoy, por el contrario, las vías de la especialización y la complementación.

El abastecimiento de bienes y servicios a mercados cada vez mayores incrementó la producción y el transporte, acrecentó las vías terrestres, marítimas y aéreas de comunicación y obligó a diferenciar entre mercado al por mayor y mercado al por menor. Una consecuencia importante de todo esto fue la diferenciación creciente de los oficios anteriores. En la empresa antigua, por ejemplo, iban unidas la propiedad y la gerencia de la misma, pero ahora no solo se han separado, dando lugar a oficios nuevos que se ocupan de las funciones antiguas y de otras que van apareciendo sin cesar. Una empresa actual es una unidad compleja de secciones como la de dirección, ventas, producción, investigación, contabilidad, fiscalidad, etc.

Este hecho se da en otras muchas instituciones. En una universidad, por ejemplo, no se aumenta simplemente de tamaño cuando se pasa de 5.000 estudiantes a 50.000, pues entonces los cambios afectan a la estructura misma. Una universidad antigua podía tener un cuerpo dirigente que, bajo la batuta del rector, se ocupaba de las inversiones académicas, de la enseñanza, la admisión de alumnos, etc., pero hoy se encuentra todo bajo la dirección de un complejo cuerpo de funcionarios, administradores, decanos, jefes de departamento, profesores, etc., que tienen que organizar una nueva red de relaciones.

Emiliano Fernández Rueda

[1] V. Bell, D., El advenimiento de la sociedad post-industrial, A. Universidad, Madrid, 1994.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s